Madrid: castiza y auténtica

Madrid, la capital de España, es un lugar muy especial. Repleta de bares y de cosas que hacer, es el lugar perfecto para empezar tomando un vermú a medio día y acabar a altas horas de la mañana.

Sus calles siempre están de lo más animadas y sus bares llenos. Puedes encontrar prácticamente de todo y de todo rango de precios. La gentrificación obviamente está presente, con grandes cadenas de restaurantes y hoteles en gran parte del centro de la ciudad. Pero en esta entrada voy a intentar hablar de algunos de los lugares más auténticos de Madrid. Es lo que me gusta de la ciudad, su parte más castiza, sus barras de bar y sus tapas, su verdadera esencia. Sus torreznos.

La Mallorquina

Haciendo esquina en la Puerta del Sol se encuentra esta pastelería desde 1894, que cuenta con variada bollería y pastelería artesanal. El problema es, que como en todos los sitios populares de Madrid, suele estar bastante lleno. Pero aunque no se quiera hacer cola para la mesa, merece la pena hacerse al menos un hueco en la barra y degustar de pie su brazo de nata o crema, o una de sus deliciosas napolitanas. Para beber café con leche en vaso, muy Madrid.

San Ginés

En Madrid hay que tomarse sí o sí un chocolate con churros o porras. Las porras son más grandes que los churros y muy típicas de la ciudad.

El sitio más popular para hacerlo es San Ginés. Esta cafetería que abrió en 1894, tiene una decoración propia del siglo XIX y abre todos los días del año. Sus churros están riquísimos, y desde 2010 han dado incluso el salto a Asia. El problema son también las largas colas que se forman para poder entrar. Si no tienes tiempo de hacerla, cerca hay un lugar que se llama Las Farolas donde también sirven un chocolate con porras de calidad y bien de precio. Todo queda muy cerca de Sol y la Plaza Mayor.

Chocolate con porras en las Farolas
Chocolate con porras en Las Farolas

Casa Labra

En la calle Tetuán 12, junto al Corte inglés de Sol se encuentra Casa Labra. Este auténtico bar madrileño está especializado en croquetas y buñuelos de bacalao.

Una vez más volvemos al Madrid del siglo XIX en este local emblemático que poco ha cambiado desde 1860. Lo cierto es que lo que allí se come y bebe está realmente bueno.

Croquetas y buñuelos en Casa Labra
Croquetas y buñuelos en Casa Labra

Casa Camacho

Seguimos con el vermú pero nos movemos a Malasaña. En Casa Camacho mezclan el vermú con ginebra y sifón dándole el nombre de yayo. Si ya de por sí el vermú es peligroso, esta bebida lo es todavía más, ya que su dulzor hace que no seas consciente de lo que te estas metiendo en el cuerpo. Por ello recomiendo ir poco a poco.

Casa Camacho es una taberna castiza, abierta en 1929 como almacén de aguardiente. Una barra, barriles de madera, y botellas polvorientas. No esperéis sentaros, pero sí disfrutar mucho.

La Ardosa

Seguimos en Malasaña para visitar La Ardosa, otro bar de toda la vida, famoso por su pincho de tortilla (2,99 Euros), aunque de tortilla os hablaré luego.

Decoración nuevamente de lo más tradicional, y con dos partes, una antes de la barra y otra después, y sí, hay que pasar por debajo. Esto suele ser típico en algunas tabernas de Madrid. Además de la tortilla tienen variadas tapas como jamón, alcachofas o salmorejo. Los fines de semana hay que hacer algún que otro malabarismo para entrar, pero merece la pena.

Salmorejo en La Ardosa
Salmorejo en La Ardosa

Casa Julio

Abierto en 1921, este bar fue escenario de una sesión fotográfica de U2. Bono no lo dudó ni un momento cuando entró por la puerta de este local de Malasaña, y desde entonces ganó en popularidad y ha sido reformado. Aun así sigue siendo un sitio pequeño, por lo que se recomienda ir a las 13:00h, que es cuando abre.

Lo más popular son sus increíbles croquetas, querrás pedir más y más…

Casa Alberto

Cambiamos de zona, esta vez a Huertas, una calle repleta de bares, donde se mezclan los más clásicos y castizos con los más modernos.

Conocí Casa Alberto gracias a sus torreznos. Y es que desde que vi Paquita Salas, siempre que estoy en Madrid o alguna otra ciudad típica donde se pueda comer este manjar, investigo sobre ello. En Casa Alberto te los ponen como tapa, y están muy crujientes y sabrosos. La taberna lleva abierta nada más y nada menos que 200 años y cuenta con un comedor además de la barra.

Torreznos en Casa Alberto
Torreznos en Casa Alberto

Tengo muchas ganas de seguir descubriendo Huertas, bares como La Venencia, donde sólo sirven vino de Jerez y no dejan sacar fotos.

Casa Dani

Cambiamos totalmente de zona y nos vamos al barrio de Salamanca, concretamente al mercado de La Paz, conde se encuentra Casa Dani. Un bar típico, austero, lleno hasta arriba los fines de semana, lo que provoca cierta desorganización, pero donde se come una de las mejores tortillas de Madrid.

El comedor abre a las 13:00h, y sólo se puede usar si vas a comer algo más que el pincho de tortilla, si no tendrás que pelearte en la barra. Yo viví la experiencia sentada y acompañé la tortilla con ensaladilla, calamares y morcilla, todo muy bueno. La tortilla está realmente deliciosa, la cebolla está como caramelizada, de verdad, increíble.

Deliciosa tortilla en Casa Dani, de las mejores de Madrid
Deliciosa tortilla en Casa Dani

Me han hablado también muy bien de la tortilla de La Primera, si bien en precio le gana Casa Dani.

Si te ha gustado esta entrada no te pierdas estas de otra gran capital, Lisboa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *