Isla de São Miguel en 5 días

São Miguel es la mayor isla del archipiélago de las Azores, la principal y donde hay mas vuelos directos tanto desde Oporto como Lisboa. Es una isla con un impresionante paisaje volcánico, aguas termales, acantilados, lagos, vacas y hortensias. Imposible no enamorarse de ella.

Nosotros estuvimos 5 noches en São Miguel. ¿Suficientes? Nunca es suficiente, es más, es el tiempo justo para ver lo imprescindible. Nos quedamos en Ponta Delgada, si bien la idea de quedarse en dos sitios como por ejemplo Furnas y Ponta Delgada nos pareció mejor tras el viaje ya que las distancias de un lado a otro de la isla pueden llegar a una hora o más por trayecto.

¡Reserva aquí tu hotel o apartamento en São Miguel!

Día 1: Llegada y Ponta Delgada

Nuestro primer día llegamos a la isla de São Miguel a primera hora de la tarde y sólo nos dio tiempo después de ubicarnos un poco a ver Ponta Delgada. El puerto, paseo marítimo y portas da cidade son las principales atracciones. Es una ciudad que se puede ver bastante rápido. Lo mejor son sus piscinas naturales donde se reúnen los micaelenses a darse su baño después del trabajo.

Piscinas naturales en Ponta Delgada

Día 2: Lagoa das Sete Cidades, Ponta da Ferraría y Mosteiros (zona oeste)

Nuestro primer día completo en la isla de São Miguel lo dedicamos a recorrer la zona oeste, siendo lo más destacable la impresionante Lagoa das Sete Cidades, Ponta da Ferraría y Mosteiros. Otros puntos de interés fueron el miradouro do Pico do Carvão, Lagoa do Canário y Ponta do Escalvado.

Después de parar en algún mirador de camino, llegamos al Miradouro vista do rei para observar por primera vez la Lagoa das Sete Cidades. El día estaba muy nublado por lo que no conseguimos verla con gran claridad. Además hay unos arbustos justo en frente que dificultan obtener la imagen completa. Más tarde nos enteramos que lo suyo era entrar en un hotel abandonado, al lado de ese mirador, desde donde las vistas son increíbles, además de la experiencia propia del sitio. No es que sea algo aislado, toda la gente que conozco que había estado allí, lo había hecho.

Después fuimos bajando hacia el lago parando en un mirador más de camino. Una vez abajo nos paramos a comer allí mismo, observando las aves que merodeaban y sintiendo una inmensa paz rodeados de tanta naturaleza. El lugar es realmente impresionante y pensar que es un cráter lo hace todavía más especial.

Lagoa das sete cidades en São Miguel
Lagoa das sete cidades desde Miradouro do Cerrado das Freiras.

Por la tarde continuamos nuestra ruta hasta Ponta da Ferraría, un increíble delta volcánico que no te puedes perder. Si está el mar calmado la gente normalmente se baña en sus piscinas naturales, que además son de agua termal, pero el día que fuimos había bastante oleaje. Aún así vimos a algún valiente hacerlo. Completamos la visita conociendo la praia de Mosteiros y divisando los ilhéus, los islotes volcánicos que recuerdan a monasterios y que le dan nombre.

Ponta da ferraría en São Miguel
Piscina natural en Ponta da ferraría

Día 3: Lagoa das Furnas, Poça da Dona Beija, Cocido y Parque Terra Nostra

Este día fue muy completo y creo que mi favorito en la isla de São Miguel. Lo empezamos visitando la Lagoa das Furnas, también mi favorita, las fumarolas y los lugares donde hacen el famoso cocido das Furnas durante 6 horas. Los sacan a las 12 por lo que no conseguimos ver cómo retiraban los cocidos de dentro de la tierra, pero tuvimos la oportunidad de ver cómo introducían uno de un particular. La entrada a este recinto cuesta 3 euros.

Furnas en São Miguel
Pequeños montículos donde se cuece el cocido
Lagoa das Furnas en São Miguel
Lagoa das Furnas

Seguimos nuestro recorrido hasta las Poças da Dona Beija, unas pequeñas piscinas termales que son un paraíso y donde podrás relajarte. Eso sí, el bañador que lleves que sea viejo porque probablemente quede teñido de naranja a causa de los minerales que llevan las aguas. La entrada cuesta 6 euros por persona, más un euro el candado.

Dona Beija en São Miguel
Poça da Dona Beija

Después de nuestro baño fuimos por fin a comer el cocido al hotel Terra Nostra. Estaba realmente delicioso, con ese particular sabor que le da el cocerse en medio de la tierra, con los vapores volcánicos. Nos costó 35 euros por persona, con copa de vino y postre para compartir. Al superar la cantidad de 30 euros te regalan la entrada al parque Terra Nostra que tiene un coste de 8 euros. En él puedes pasear por su inmenso jardín botánico y también te puedes volver a bañar en sus piscinas termales.

Cocido
Cocido en el hotel Terra Nostra
Terra Nostra
Terra Nostra

Más tarde contemplamos la lagoa das Furnas en todo su esplendor desde el Miradouro Pico do Ferro.

Este día lo acabamos viendo el atardecer en la localidad marinera de Rabo de Peixe.

Día 4: Lagoa do Fogo y parte este de la isla

Empezamos este día en Lagoa do Fogo, sin saber mucho lo que nos esperaba. Lo cierto es que no nos dio tiempo a preparar muy bien este viaje, y algunas cosas nos pillaron por sorpresa, como la bajada (y subida) a la Lagoa do Fogo, un pequeño trecking para ir entrenando para la montaña de Pico.

La Lagoa es preciosa y tiene partes que forman una playa. La verdad es que dan ganas de bañarse, aunque está prohibido. Otra maravilla más de la naturaleza. Nuestro punto de partida fue el parking del Miradouro da Lagoa do Fogo.

Lagoa do Fogo en São Miguel
Lagoa do Fogo

El plan inicial era seguir nuestra ruta en la Caldeira Velha, pero resultó que ya estaban todas las entradas vendidas. Para poder optar a entrar con derecho a baño tienes que reservarlo online, al menos el día antes, por lo que tiramos para el este de la isla y decidimos volver al día siguiente.

La primera parada fue en Nordeste, que nos pareció muy bonito y tranquilo, siguiendo por los miradouros de Ponta do Arnel, Ponta do Sossego, y Ponta da Madrugada. El día lo acabamos dándonos un baño en la Praia de Povoação, donde además hay al lado de la playa una piscina municipal gratuita para quien no quiera adentrarse en las olas.

Día 5: Caldeira Velha, Restaurante Associação agrícola de São Miguel, Chá Gorreana y Miradouro de Santa Iria

Este día sí conseguimos ir a Caldeira Velha, y merece muchísimo la pena ir con la entrada que te permita el baño. Las piscinas termales tienen diferentes temperaturas siendo la más fría la de la cascada. Pura relajación y paisaje tropical.

Caldeira Velha en São Miguel
Caldeira Velha

Seguimos el día parando en el Salto do Cabrito antes de llegar al restaurante Associação Agrícola de São Miguel, donde pudimos degustar una riquísima carne de vacuno.

Bife en el restaurante Associação Agrícola de São Miguel
Bife en la Associação Agrícola de São Miguel

Ya por la tarde visitamos Ribeira Grande y las plantaciones de té Gorreana. Hay algunas rutas de senderismo muy interesantes por las plantaciones. La fábrica se ve rápido y puedes degustar todos los tés que quieras de forma gratuita en su cafetería. La verdad es que están deliciosos. Nosotros llenamos la maleta de té.

Plantaciones de té en Gorreana
Plantaciones de té en Gorreana

Continuamos en el Miradouro de Santa Iria, dicen que de los mejores de la isla, desde donde se puede apreciar parte de su inmensidad y belleza. Para terminar nos dimos un baño de despedida en las piscinas naturales de Ponta Delgada, antes de al día siguiente continuar el viaje en la siguiente isla, la bella Terceira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.