Isla de Faial en 24 horas

La isla de Faial no estaba en principio en nuestros planes para este viaje, por eso sólo pasamos un día en ella. Esto no quiere decir que llegue con 24 horas allí, pues es una isla que tiene mucho que ofrecer.

Caracterizada por ser la última isla de las Azores donde se produjo una erupción volcánica, es una isla muy especial e ideal para combinar con Pico y São Jorge por su proximidad y porque entre las tres existe comunicación en barco.

Alojamiento

En la isla de Faial nos alojamos en Horta, concretamente en Faial Marina Apartments, lo cual nos resultó económico y sencillo.

Capelinhos

Nuestra visita al centro de interpretación de Capelinhos fue clave para unir todas las piezas que habíamos recogido durante el viaje y entender la formación de las islas Azores. Su posición en la tierra entre tres placas tectónicas (Americana, Euroasiática y Africana) hace que sea una zona de mucha actividad sísmica y haya muchos volcanes subacuáticos entre las islas. Uno de ellos, fue el que provocó la última erupción en la isla de Faial en 1957. La cual sumó terreno a la isla, parte del cual ya se ha ido erosionando con el paso del tiempo.

Isla de Faial
Terreno ganado al mar tras la erupción de Capelinhos

Miradouro de Nossa Senhora da Conceição

Este mirador no te lo puedes perder. Podrás ver Horta en todo su esplendor, con su puerto y el monte da Guia. Este monte recuerda al Brasil de Terceira.

Isla de Faial
Miradouro de Nossa Senhora da Conceição

Praia de Porto Pim

¡Ideal para darte un chapuzón en Horta!. A nosotros no nos dio tiempo pero éste hubiese sido el plan ideal para el atardecer. Además la parte de la ciudad alrededor de la playa es preciosa. Es un rinconcito muy especial donde podrás pasear tranquilo o tomarte un café viendo el mar. También es una muy buena zona para alojarse.

Marina de Horta y Peter Café Sport.

Horta se ha convertido en uno de los puertos deportivos oceánicos más grandes del mundo. Merece la pena descubrir las pinturas que tripulantes de todos los rincones han dejado en las paredes de sus muelles. El puerto, dada su posición estratégica, ha tenido una gran relevancia durante la Segunda Guerra Mundial y también como nexo de la red de telégrafos submarina entre ambos lados del Atlántico.

Dicen que no has visitado Horta si no has ido a Peter Café Sport. Frecuentado toda la vida por marineros, parece que fue un capitán el que al ver al hijo del dueño le dijo que se parecía mucho a su propio hijo, que se llamaba Peter. Esto fue lo que desencadenó que hoy en día, este bar lleve ese nombre, habiéndose pasado de generación en generación y manteniendo todavía su esencia.

Peter es sin duda famoso por su gintónic, gin do mar. ¡Si te gusta no dudes en facturar una botella para casa! También se come muy bien. Nosotros cenamos una sopa, el pescado del día, cerveza, tarta de chocolate y gin sin pagar más de 20 euros cada uno.

Para los que a su vuelta al continente lo echen de menos, pueden pasarse por el Peter de Oporto, situado en la Ribeira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.