Gdansk, Varsovia, y Cracovia

Polonia es un país que me ha emocionado, sus historias, su gente. Tuvimos la oportunidad de conocer en profundidad la historia del país de la mano de la empresa “Free walknative tour”, con quien hicimos dos tours en cada una de las ciudades.

Me gustaría destacar también la gastronomía polaca, está todo muy rico, y es muy barato, la verdad es que se nota mucho la diferencia de precio, tanto el alojamiento, como la comida, y el transporte, están muy bien de precio en comparación a lo que estamos acostumbrados en España.

Día 1: Gdansk

Llegamos el día anterior desde Berlín.

Gdansk es una ciudad preciosa, fue en gran parte destruida durante la guerra, pero ha sido reconstruida posteriormente. Fue donde tuvieron lugar algunos de los primeros actos de la segunda guerra mundial, y también donde se formó el sindicato Solidaridad, que se convirtió en el primer sindicato independiente en un país del  bloque soviético que dio lugar a un amplio movimiento social anticomunista

Por la mañana, tras un delicioso desayuno en el Café Libertás, hicimos el tour de la ciudad vieja, y por la tarde el de Solidaridad, parando para comer en un restaurante polaco que teníamos al lado del apartamento, Swojski Smak, un delicioso menú del día por 5,5 euros.

Gdansk es la ciudad del ambar, recomiendo comprar alguna pulserita de recuerdo, porque además está muy bien de precio.

Para cenar, nuestra primera experiencia con los deliciosos pierogis fue en Pierogarnia Mandu.

Día 2: Rumbo a Varsovia

Allí visitamos el Palacio de la Cultura y la Ciencia, que fue un regalo de la URSS a Polonia, y cuyo edificio destaca en la ciudad.

Después dimos una vuelta por la ciudad vieja para cenar en el Podwale Kompania Piwna. Es un restaurante típico polaco, mucha abundancia, no mucha calidad, en cualquier caso una opción interesante si vas con hambre.

Día 3: Varsovia judía y ciudad vieja

Desayunamos en el Aïoli, este sitio tiene unos desayunos geniales y súper baratos, muy recomendable. Después hicimos el tour de Varsovia judía, que nos resultó muy interesante, y por la tarde el de la ciudad vieja, que la verdad fue genial, la guía nos explicó todo con muchísimo detalle,  Varsovia quedó totalmente destruida tras la guerra, por lo que la ciudad vieja que vemos hoy, fue reconstruida en su totalidad.

Ese día cenamos un delicioso crep en el Manekin,  ¡otra parada gastronómica esencial en Varsovia!

Día 4: Rumbo a Cracovia

En Cracovia hicimos el tour de la ciudad vieja por la tarde para después cenar en el Kuchnia u Doroty unos deliciosos platos polacos, eso sí, muy abundante.

En el caso de Cracovia, no hubo la misma destrucción que en las dos ciudades anteriores en la segunda guerra mundial, ya que los nazis por temas históricos sentían que pertenecía a Alemania. Por tanto lo que vemos hoy en día en la ciudad, sí es original.

Día 5: Auschwitz y las Minas de Sal

Fuimos a Auschwitz y las Minas de Sal, todo en el mismo día con “Krakow Direct”. Nos vinieron a recoger al apartamento y fue súper cómodo, como no teníamos mucho tiempo, agradecimos hacer las dos excursiones el mismo día. Las minas de sal nos sorprendieron muchísimo, es algo verdaderamente impresionante. La visita de Auschwitz es lógicamente dura por la tragedia allí vivida.

Día 6: Este día por la mañana visitamos la Fábrica Schindler, que es un museo interactivo de la segunda guerra mundial. Cómo llevábamos todo el viaje, desde Berlín, aprendiendo sobre este tema, nos emocionó mucho esta visita. Lo hicimos con una guía de “Walknative tour”.

Por la tarde fuimos a visitar la Catedral, el Dragón de Wawel,  y la Basílica de Santa María, cenamos en el restaurante japonés Youmiko (previa reserva), y nos tomamos unas copas de vodka en los bares Alchemia y Eszeweria, en el barrio judío, donde hay muchísimo ambiente, y era donde teníamos el apartamento.

Polonia fue un país que me emocionó mucho, un país que fue borrado del mapa durante tantos años y que pudo sobrevivir, es sin duda una visita muy interesante en Europa.

En Polonia nos quedamos siempre en apartamentos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *