Florencia

Desde mi ciudad tengo vuelo directo a Bolonia en temporada alta, por lo que lo aproveché para pasar un finde largo en Florencia.

El vuelo sale los viernes a última hora, por lo que dormimos esa noche en Bolonia y cogimos el tren al día siguiente a las 9:30h. Nosotras ya teníamos los billetes de tren comprados, es muy fácil hacerlo en la web de Trenitalia, la duración del trayecto es de 35 minutos, y el precio depende, pero nosotras pagamos unos 30 a la ida las dos, y a la vuelta unos 40 euros.

Día 1: Duomo, Baptisterio, Campanille de Giotto, Palazzo Vecchio, Iglesia de Santa Croce, Galerias Uffizi

Al llegar a Florencia dejamos las maletas en el hotel y ya nos pusimos camino del Duomo, Florencia es una ciudad pequeña y es fácil pasearse por ella. En el Duomo la cola para entrar a la parte gratuita de la catedral era interminable, por lo que seguimos nuestro camino y compramos una entrada de 18 euros que te permitía ir al Baptisterio, al Campanile de Giotto, a la cúpula de la catedral si lo habías reservado, si no nada, y a un par de museos más de la zona.

Es una pena que no dejen comprar las entradas de forma individual, pero no nos tocó más que pagar los 18 euros para ir primero al baptisterio, que es un momento, y al campanario.

Es curioso ver cómo tanto en Florencia como en Pisa existe el baptisterio como edificio separado de la catedral, que permitía en la época medieval, que cuando los fieles entrasen en la iglesia, ya estuviesen bautizados.

La subida al campanario es bastante durilla, hay que estar un poco en forma, pero merecen mucho la pena las vistas.

Tras ello nos pasamos por el bar I’ Girone De’ Ghiotti donde tomamos un bocata italiano y una cerveza de la casa deliciosa, para luego continuar visitando el Palazzo Vecchio, y la Iglesia de Santa Croce, ambas visitas creo que imprescindibles.

Por la tarde, ya agotadas, reunimos las energías suficientes para ir a la galería Uffizi, que es impresionante, y desde donde vimos por primera vez el Ponte Vecchio, tan idílico. Es muy importante comprar las entradas a la galería con antelación, si no las colas pueden ser interminables, cuesta un poco más, pero merece la pena. Hay muchas webs que se dedican a ello, yo la verdad no me apañé en la oficial y saqué el voucher donde me resultó más fácil hacerlo. Una vez allí lo cambias por las entradas en la puerta 3 y esperas a que sea tu hora, hay que presentarse 15 minutos antes de la hora marcada para gestionar todo esto.

Y por fin tras esto pusimos fin a nuestro intenso día comiéndonos un delicioso helado italiano, y cenando después una rica pasta, ensalada caprese, y Aperol spritz.

Día 2: Pisa y Galería de la Academia

Al día siguiente habíamos reservado una excusión a Pisa, aunque considero que se podría haber hecho por nuestra cuenta probablemente más barato. En cualquier caso, pasamos la mañana en Pisa paseando por la Plaza de los Milagros donde se encuentran el baptisterio, la catedral, el cementerio, y la famosa torre inclinada. ¡Ojo! Parece ser que hay muchos carteristas por la zona, a nosotros nos avisaron y vimos a un grupo de niñas que acababan de robar una cartera. ¡Agarrad bien el bolso!

Por la tarde, ya de vuelta en Florencia, fuimos a ver el David de Miguel Ángel a la Galería de la Academia, mismo escenario que en la anterior galería, hay que comprar las entradas anticipadas si no se quiere esperar una cola eterna.

Ese día aprovechamos lo que nos quedaba de tarde para hacer algunas compras, y cenar en el mercado central, que es un mercado gastronómico chulísimo, donde degustar deliciosas pizzas, pasta, o carne.

Día 3: Iglesia Santa María Novella y Ponte Vecchio

El último día nos íbamos a las 14:30h de Florencia, así que aprovechamos la mañana visitando la preciosa iglesia de Santa María Novella, cruzando por el Ponte Santa Trinita para volver por el Ponte Vecchio, y ver por última vez el Duomo antes de comer la última pizza en el mercado.

Florencia es una ciudad que se ve rápido, perfecta para un finde largo. A mí me quedó pena de no seguir mi viaje a Venecia, pero otra vez será. Una cosa, para el tren de vuelta a Bolonia hay que tener mucha paciencia para el anuncio de vía, a nosotras nos la anunciaron 4 minutos antes de la salida, con los correspondientes nervios, pero todo salió bien.

Nos alojamos en el hotel Sempione, en septiembre 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *