Comer en Santiago de Compostela

Santiago de Compostela es una ciudad mágica, para perderse en su casco histórico, y quedarse embobado en la maravillosa Plaza del Obradoiro. Allí estudié el máster y fui muchos fines de semana posteriormente, donde me enamoré de los siguientes sitios:

Contenidos de la página

De aperitivo

El aperitivo en Santiago es un clásico, a mí me encanta A Moa, pues es un local super chulo con vermú de grifo y cervezas artesanales donde la tapa te la sirves tú mismo. ¡Super buen ambiente!

De aperitivo también me gusta San Jaime, con su tapita de tortilla y croquetas y su caña de barril, un buen sitio también para unas raciones si te lías con el aperitivo, ¡para los domingos es la opción perfecta!

Otra gran opción es La Tita, aunque probablemente te sacará el hambre, pues los pinchos de deliciosa tortilla en su cazuelita de barro están para chuparse los dedos, ¡y no podrás tomar sólo una!

Comida

Como decía antes, San Jaime es una buena opción, las croquetas, tortilla, chipirones y zamburiñas están delis… Recomiendo dejar hueco para su exquisita tarta de café.

La Tita también es una opción, completando la tortilla con unos calamares y alguna que otra ración.

Cuando el calor llega a la ciudad, es un gustazo comer en el jardín de Casa Felisa, platos clásicos y ricos en un marco incomparable

Cena

Dejo aquí mis restaurantes favoritos, si bien ya he escuchado hablar de más que estoy deseando probar, pero os puedo recomendar por experiencia los siguientes:

Casa Marcelo, qué puedo decir, es una experiencia en todos los sentidos. No reservan mesa, te cogen el nombre y te llaman, lo mejor es ir tempranito. Una vez allí lo mejor es dejarse aconsejar y que te pongan ellos una degustación, porque es imposible elegir en esa carta, y al ser degustación te ponen medias raciones y comes de todo. El Mencía de la casa está también muy bueno, atención insuperable y experiencia gastronómica para no olvidar.

Garum, este sitio está escondido y no se escucha mucho hablar de él, pero a mí la verdad es que me conquistó la noche que lo visitamos. Tras bebernos unas cervezas artesanales en su barra recomendadas por el camarero, pasamos a degustar un menú innovador y exquisito, totalmente sorprendente, y con un postre que parece que aún estoy saboreando. Además, está muy bien de precio.

A Horta do Obradoiro, este sitio es una joyita, con buena cocina, un jardín precioso, y un chef que es un amor. La atención que recibimos por su parte fue insuperable, y vivimos una experiencia única aquella noche en Santiago.

Curro da Parra, gran restaurante, con comida deliciosa en el casco vello de Santiago. Aquí fui dos veces, una en pareja y otra a menú en grupo, ambas satisfecha.

¿Y de copas?

Para mí la mejor copa de Santiago se toma claramente en un sitio, el Atlántico, porque bares hay muchos, pero Atlántico sólo hay uno, y es un bar que representa la esencia de Santiago, en sus dos pisos mágicos, unas copas hechas con mucho mimo, unos cocktails deliciosos, buena música, y precios imbatibles. Para morir de amor…

En verano el MOMO es una buena opción también para copas, su jardín es precioso, y el ambiente muy bueno.

Si lo que quieres es un poco más de marcha, cerca de la alameda se encuentra el Garoa, preparan muy bien los gin-tonics y hay mucho ambiente.

Podría hablar de muchos más bares la verdad, porque de eso en Santiago no falta, el Orella, O Gato Negro, el Agarimo… Y como he dicho me quedan muchos todavía por probar, ¡lo haré pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *