Chiang Mai

Teníamos muchas expectativas puestas en Chiang Mai. Lejos de la locura de Bangkok queríamos conocer una ciudad tailandesa más auténtica, y Chiang Mai no nos defraudó.

Visitamos sus increíbles templos, hablamos con monjes, hicimos un curso de cocina y nos dimos un masaje tailandés. Descubrimos la amabilidad de los tailandeses, que no pararon de ayudarnos en toda nuestra estancia, y visitamos el mercado más especial de nuestro viaje.

Alojamiento

En Chiang Mai nos quedamos en el Chiangmun Boutique. Muy bien situado y con café gratis por las mañanas, pero en nuestro caso la puerta no aislaba muy bien del exterior por lo que se colaban los mosquitos. Si vais aquí yo pediría ser alojada en la planta de arriba.

Día 1: Wat Phra That Doi Suthep y Sunday night market

Este día nos levantamos temprano para volar a Chiang Mai desde Bangkok. Una vez instalados fuimos al Wat Phra That Doi Suthep en una de las camionetas rojas que invaden Chiang Mai para los turistas. Creo que conseguimos un buen precio, a 500 baths los dos con espera de una hora en el templo. Tuvimos suerte porque era última hora y ya no tenían más clientes. Lo que hace otra gente es ir hasta el zoo y allí coger la camioneta compartida. El templo queda a unos 15 kilómetros y es realmente impresionante.

Wat Phra That Doi Suthep en Chiang Mai
Wat Phra That Doi Suthep en Chiang Mai

De vuelta a la ciudad vivimos una de las noches más especiales de nuestro viaje en el Sunday night market. Fue sin duda el mercado más bonito en el que hemos estado. Allí hicimos alguna compra y cenamos unos dumplings y un delicioso pad thai.

Día 2: Charla con monjes en Wat Suan Dok

Este día amanecimos bastante reventados y por la mañana lo dedicamos a descansar. Por la tarde fuimos hasta el precioso templo Wat Suan Dok y participamos en una de las experiencias más enriquecedoras, una charla con monjes novicios nepaleses que estaban estudiando allí. Organizan estas charlas para practicar su inglés. Compartieron con nosotros su día día y su visión del mundo. Hablamos de meditación, de budismo, de Nepal y Europa, de diferencias culturales, y sobretodo disfrutamos del momento presente.

De esa tarde nos quedamos con la frase: «No intentes cambiar a los demás, empieza cambiándote a ti mismo». Tailandia ya estaba empezando a cambiar nuestra forma de ver el mundo.

Wat Suan Dok en Chiang Mai
Wat Suan Dok en Chiang Mai
Wat Suan Dok en Chiang Mai
Wat Suan Dok en Chiang Mai

Día 3: Curso de cocina tailandesa, Wat Phra Singh, Wat Chedi Luang y masaje tailandés.

Este día fue super completo, interesante y divertido. A primera hora nos vino a buscar nuestra profesora de cocina tailandesa de la escuela Yummy Tasty Thai Cooking School para llevarnos al mercado. Fue una visita muy interesante donde pudimos ver que los mercados allí son muy diferentes a los nuestros y descubrimos productos que ni sabíamos que existían.

Chiles en el mercado de Chiang Mai
Chiles en el mercado de Chiang Mai

Una vez en la escuela cocinamos 4 platos y un postre que estaban deliciosos. Nos fuimos super contentos con nuestro libro de recetas debajo del brazo a seguir descubriendo Chiang Mai.

EL curso de cocina es muy recomendable
El curso de cocina es muy recomendable
Pad thai cocinado por mi!
Pad thai cocinado por mi!

Continuamos con los templos Wat Phra Singh y Wat Chedi Luang, preciosos. La verdad es que ya llega un punto que es tan maravilloso todo lo que ves que simplemente te quedas sin palabras.

Wat Chedi Luang en Chiang Mai
Wat Chedi Luang en Chiang Mai

Culminamos esa tarde con nuestro primer masaje tailandés en Green Bamboo Massage. el mejor masaje de mi vida. Chiang Mai estará en nuestro corazón para siempre.

Sigue leyendo sobre Tailandia en los artículos de Bangkok y Chiang Rai

No te pierdas estos 10 consejos para tu viaje a Tailandia y Camboya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *