Bangkok

Bangkok es una ciudad vibrante, apasionante, caótica y alocada. Fue nuestro primer contacto con Asia, y aunque al principio el calor, el jet-lag y los primero olores de comida callejera nos resultaron extraños, acabamos enamorados de esta frenética ciudad que no para y que ha sido y será nuestra puerta de entrada al sudeste asiático.

Alojamiento

En Bangkok nos quedamos 3 veces durante nuestro viaje, nuestro favorito fue el primer alojamiento en Bang Rak, el Fun Café and Hostel. A no ser que vuestra intención sea exclusivamente ir de fiesta nosotros no nos quedaríamos en Khao San Road. Desde Bang Rak tienes a mano la estación de tren y el aeropuerto BKK, así como el apeadero para coger el barco a las principales atracciones turísticas. Además es un ambiente más local.

La siguiente vez nos quedamos en Rambuttri Village al lado de Khao San, que como comentaba antes no es nuestra zona favorita para quedarse. A nosotros nos resultó conveniente esa noche porque salía desde allí el autobús a Siem Reap con Giant Ibis.

Los últimos días nos quedamos en el Yim Yam Hostel & Garden, muy útil si lo que quieres es una conexión directa y rápida al aeropuerto BKK. Se encuentra en la zona más moderna, Ratchatewi, ideal para visitar los centros comerciales o la torre Baiyoke.

Bangkok
Bangkok

Día 1: Instalarse y visita a Wat Arun y Wat Pho

Llegamos a Bangkok por la mañana, casi sin dormir pero con energía y emoción suficiente para darnos una ducha y empezar a descubrir Tailandia.

Nuestro alojamiento quedaba en Bang Rak, muy cerca del embarcadero de Chao Phraya Express Boat, un barco que te llevará a las principales atracciones turísticas de Bangkok de forma rápida, barata (15 baths, menos de 40 cents) y con preciosas vistas desde el río.

En el embarcadero te ofrecerán otro tipo de barcos que dan servicios turísticos. Di que quieres el «local one», que no te timen. El ticket puedes comprarlo fuera o en el propio barco.

Tanto el Wat Arun como el Wat Pho son visitas imprescindibles e impresionantes en la capital tailandesa. Disfrutamos muchísimo en nuestros primeros templos, con la suerte de que además en el Wat Pho, que es donde está el famoso buddha reclinado, pudimos disfrutar de un monk chanting. Llevábamos sólo horas en el país, pero mientras escuchábamos a los monjes cantar tuvimos claro que nos cautivaría para siempre.

Wat Arun en Bangkok
Wat Arun en Bangkok
Wat Pho en Bangkok
Wat Pho en Bangkok
What Pho en Bangkok
Wat Pho en Bangkok

Día 2: Un día en Ayutthaya desde Bangkok. Noche en Khao San Road

Tras nuestro primer amanecer en Bangkok cogimos el tren a Ayutthaya, la antigua capital de Tailandia y con un conjunto de templos espectacular. Se puede hacer en una excursión de un día desde Bangkok, aunque aconsejamos prolongar la estancia todo lo posible. La ubicación de nuestro alojamiento resultó muy conveniente para esta visita ya que la estación principal de tren quedaba al lado. De todos modos hace más paradas a lo largo de la ciudad.

El tren nos costó al cambio bastante menos de un euro, para un trayecto de 2 horas. Fue una experiencia increíble y muy local. Eso sí, lejos de las comodidades a las que estamos acostumbrados, con asientos de madera y ventilador, así que aconsejo ponerte al lado de una ventana.

Una vez allí te asaltan literalmente los conductores de tuk-tuk, que tienen el tema de los tours muy monopolizado. Era nuestra primera negociación con un tuktukero y viéndolo ahora creo que no hicimos un buen trato, pero como lo compartimos con unos chicos de Colombia que conocimos en el tren, no nos salió tan mal. Fueron 3 horas viendo los 5 principales templos, bastante apurado, el último sólo lo pudimos ver por fuera. 700 baths entre los 4.

Al terminar podéis pedir a vuestro conductor que os deje en el sitio desde donde salen las mini-van para Bangkok. Cuestan 60 bath por persona (menos de 2 euros) y esperan a llenarse para salir. Agradeceréis la rapidez del trayecto y el aire acondicionado. El destino es la terminal de autobuses de Mo chit. Perfecto para visitar el mercado de fin de semana de Chatuchak y bien conectado con el metro aéreo.

Ayutthaya
Atutthaya
Ayutthaya
Ayutthaya
Ayutthaya
Ayutthaya
Ayutthaya

Por la noche fuimos hasta la alocada Khao San Road. La calle más famosa y animada de la ciudad. El verdadero epicentro de la fiesta en Bangkok. Pese a que este no es el tipo turismo que veníamos buscando, merece la pena darse una vuelta por esta calle cuando cae la noche y contemplar lo que ocurre a vuestro alrededor.

Día 3: Gran palacio de Bangkok, Mercado de las flores y China Town

Después de 11 días en Camboya volvimos a Bangkok. Esta vez alojándonos en Ratchathewi, por su cercanía al Airport Rail Link y a los centros comerciales para hacer las últimas compras.

Lo primero que hicimos fue visitar el Gran palacio que nos había quedado pendiente, debido a que cierra a las 3 de la tarde y no habíamos llegado a tiempo. Es realmente precioso, aunque el sitio más concurrido por metro cuadrado de todo nuestro viaje, por lo que no es una visita tranquila y resulta complicado hacer fotos sin que salga alguna cabecita asomando. Mejor ir a primera hora. Allí visitamos el templo del buddha esmeralda, uno de los más importantes de toda Tailandia, y no dejamos de deleitarnos con la belleza de todo lo que se encuentra en ese lugar.

Gran palacio de Bangkok
Gran palacio de Bangkok

Seguimos el día tomando el express boat hasta el Mercado de las Flores, especializado en ofrendas florales para los templos y donde se pueden encontrar una gran variedad de productos locales. Continuamos río abajo de nuevo hasta China Town, un barrio muy auténtico donde se asienta la principal comunidad china de la ciudad. Allí pudimos asistir a un monk chanting en Wat Mangkon Kamalawat, un bonito templo budista chino que merece la pena visitar para reparar en las diferencias con los tailandeses. Y a poco más de 10 minutos andando se encuentra el templo del buddha de oro, otro lugar que no debes perderte ya que alberga el mayor buddha de oro macizo del mundo.

Mercado de las flores
Mercado de las flores
Mercado de las flores
Mercado de las flores
Buddha de oro
Buddha de oro
Wat Mangkon Kamalawat
Wat Mangkon Kamalawat

Día 4: Baiyoke sky tower II, compras y masaje

Nuestro viaje lo acabamos de la mejor forma posible, viendo la inmensidad de Bangkok desde la Baiyoke sky tower II. Merece muchísimo la pena subir y ver la ciudad desde su edifico más alto, aunque existen más lugares desde donde hacerlo, nosotros elegimos éste por cercanía.

Baoyoke sky tower
Baiyoke sky tower

Antes de embarcar hicimos algunas compras en los grandes centros comerciales Siam y MBK y nos relajamos con un maravilloso masaje tailandés, broche de oro en este país que nos enamoró locamente.

Sigue leyendo sobre Tailandia en los artículos de Chiang Mai y Chiang Rai

No te pierdas estos 10 consejos para tu viaje a Tailandia y Camboya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *