Belfast

El pasado fin de semana volví a una ciudad muy especial para mí, Belfast. En ella viví durante un año y pasé momentos realmente mágicos adentrándome en su cultura y disfrutando de su gente. Los irlandeses son realmente divertidos, amigables y siempre dispuestos a ayudar. En poco tiempo te sientes como en casa.

Durante el fin de semana volví a impresionarme con el muro de la paz, a comer en el mercado, a disfrutar con esos pedazo de desayunos irlandeses y a deleitarme con la música en directo que siempre escuchas en los pubs Guinness en mano. ¿Te vienes?

Continuar leyendo «Belfast»

Phnom Penh

Estuvimos en Phnom Penh, la capital de Camboya, una noche y dos días, aconsejados por otros viajeros con los que habíamos coincidido. No nos habían hablado demasiado bien de ella pero bien merece la pena darle una oportunidad y descubrirla. Es la Camboya más urbana y moderna, y testigo de uno de los episodios más crueles de la historia del país. Uno de los puntos más locales y con menos turistas de todo nuestro viaje. Una ciudad caótica, con una densidad poblacional alta, las aceras ocupadas con puestos de comida, y un tráfico de lo más alocado. Bienvenidos a Phnom Penh.

Continuar leyendo «Phnom Penh»

Kampot y alrededores

Nuestro plan inicial no era pasar por Kampot, pero nos hablaron muy bien de este lugar, y menos mal que seguimos el consejo.

Después del ritmo frenético de Angkor y el paraíso salvaje de Koh Rong Sanloem, me sentía verdaderamente agotada. Por eso Kampot apareció como un oasis en el medio del desierto, un sitio limpio, donde la gente te ayudaba sin pedir nada a cambio y la tranquilidad reinaba en cada esquina. Tanto es así que decidimos quedarnos una noche más.

Continuar leyendo «Kampot y alrededores»

Koh Rong Samloem

Koh Rong Samloem

Koh Rong Samloem es una isla paradisíaca pero también salvaje. Optamos por ella, y no por su hermana mayor, la isla de Koh Rong, buscando un ambiente más relajado y no nos defraudó. He de decir que allí viví momentos buenos y no tan buenos. Buenos, por la tranquilidad de la isla, su naturaleza, sus playas de arena blanca y agua caliente y sus platos jemeres descalzos junto al mar. No tan buenos, porque la selva y sus bichos están siempre acechando.

Continuar leyendo «Koh Rong Samloem»

Siem Reap – Angkor

Siem Reap fue nuestra primera parada en Camboya, un país que nos enseñó mucho más de lo que podríamos esperar. Que nos enseñó la simplicidad de la vida. Un país de poca infraestructura y con un pasado muy negro pero donde no se pierde la sonrisa. Desde la grandiosidad de los templos de Angkog Wat al triste recuerdo de los jemeres rojos en Phnom Penh. Pasando por la isla selvática de Koh Rong Samloem o Kampot, la tierra de la pimienta, que apareció como un oasis cuando más la necesitábamos.

Continuar leyendo «Siem Reap – Angkor»

Por qué amarás el 7 eleven cuando vayas a Tailandia

7 eleven

Bendito 7 eleven. Estás en Bangkok a 40 grados sudando sobre sudado, el calor te tiene aplatanado y puede que incluso medio mareado. En la última hora te has bebido 3 botellas de agua y ya no te queda. Parece que necesitas algo de azúcar para seguir hacia adelante.

Además se te acaba de terminar el anti mosquitos que has traído de tu país y está a punto de llegar la hora crítica del atardecer.

Y allí, al doblar la esquina, aparece él, el 7 eleven. Parece que ya estás saboreando su refresco de uva y su kit-kat de matcha, una vez más, ha salvado tu vida.

Continuar leyendo «Por qué amarás el 7 eleven cuando vayas a Tailandia»

Chiang Rai

Chiang Rai, ¿Qué decir de Chiang Rai?. La verdad es que nos quedamos alucinados allí, nos hubiese gustado pasar una noche más en este precioso lugar.

Visitamos los templos azul y blanco donde mantuvimos la boca abierta todo el rato, cenamos nuestro primer hot pot en su precioso mercado nocturno, paseamos por sus calles y tuvimos claro que era un lugar donde íbamos a volver.

Continuar leyendo «Chiang Rai»

Chiang Mai

Teníamos muchas expectativas puestas en Chiang Mai. Lejos de la locura de Bangkok queríamos conocer una ciudad tailandesa más auténtica, y Chiang Mai no nos defraudó.

Visitamos sus increíbles templos, hablamos con monjes, hicimos un curso de cocina y nos dimos un masaje tailandés. Descubrimos la amabilidad de los tailandeses, que no pararon de ayudarnos en toda nuestra estancia, y visitamos el mercado más especial de nuestro viaje.

Continuar leyendo «Chiang Mai»